Fotos y Comentarios

QUE ME TRAJO LA NUMEROLOGIA?

¿Qué me trajo la Numerología, o que me dio la Numerología o que me ha dejado la Numerología? Preguntas interesantes, todas con una única respuesta: mucho. Pero ese “mucho” es inconmensurable, y en el fondo no explica nada.

Antes de responder, vuelvo atrás en el tiempo. Dicen los historiadores que, en la ciudad de Delfos, Grecia, había un maravilloso templo dedicado al dios Apolo, y que dentro del templo estaba el famoso Oráculo de Delfos. Por encima de la puerta principal de entrada al templo, afuera, había una frase que así decía: “Conócete a ti mismo”. Una vez adentro, y mirando hacia el exterior por esa misma puerta, también en su parte superior había una leyenda que decía: “Y conocerás al Universo…”. Apolo para los griegos, Febo para los romanos, el Sol para nosotros. Para la Numerología es el 1, el primero, el inicio de todos los demás dígitos. Para la Humanidad, es el elemento que le da supervivencia en el tiempo; sin él, morimos. En resumen, Apolo, Febo, Sol: muy importante y sabio lo que nos diga o haya dicho.
Buscando responder a la pregunta, digo que lo que me dejó es un todo, que por comodidad personal lo divido en dos: lo que me trajo a mí y lo que me trajo para otras personas.
Como parte de nuestra educación numerológica a lo largo de estos últimos tres años, mi grupo de estudio fue grupo, individuos y conejillos de Indias para estudios, todo al mismo tiempo. Así nos conocimos entre nosotros y nos conocimos íntimamente en forma individual, por dentro, cada uno de nosotros.
La primera de las dos partes de mi respuesta es simple: me conocí, me entendí, acepté situaciones de vida. Hay temas que suceden en nuestras vidas sobre los que no nos preguntamos los porque, por no tener nosotros mismo respuestas apropiadas; y a otros los aceptamos porque nos parece natural que sucedan. A mí , la Numerología me aclaró un montón de porqués, y aquí sí cabe la palabra “muchos” , sobre situaciones de vida repetidas y repetitivas, sobre situaciones familiares vividas en forma inexplicada hasta este momento, sobre opciones de vida tomadas en algún momento sin base aparente, sobre inclinaciones espirituales que todo indicaría que no debía haber tomado pero sí lo hice, sobre características personales muy marcadas con plena ignorancia de su origen, sobre algún don o manifestación que me acompaña y ahora poder saber su razón de ser , existir y ser usado.
Luis conversa con Luis, y hace tanto tiempo que conviven, que ya se llevan bastante bien. Pero ahora Luis conoce muy bien a Luis, y no hablo de una doble personalidad sino de una cáscara que habla con su interior profundo. La Numerología diría que mis consonantes dialogan con mis vocales. Ahora me puedo explicar muchas cosas, muchas vivencias, mucho, mucho. Y eso es algo que va más allá de lo creíble, de lo imaginable, de lo esperable en la vida. Ya no hay casualidades en las vivencias, ahora hay causalidades. Y esto espanta en el buen sentido, y maravilla y atrae. Y todo esto se define en una sola palabra: Numerología.
Completando la otra parte de mi respuesta, que sigue siendo única, pero dividida por el universo particular que abarca cada una de ellas, me encanta tener ahora la capacidad de poder ceder esta misma información pormenorizada a otro ser humano, sobre él/ella en particular, y explicarle o sugerirle su historia arrastrada desde otras vidas , las razones de sus atracciones o rechazos, sus fracasos o glorias, las influencias que recibe o ha recibido, el cómo y el porqué de cosas y temas para los que no encontró o no buscó respuestas hasta hoy. En el fondo, decirle quien es, que ha venido a hacer, y las posibles alternativas que vivió o vivirá en varios estratos de su vida. Y esto sin vernos o viéndonos, siendo dos perfectos desconocidos o teniendo una profunda amistad de años. Pero nunca con ánimo de espiar a la otra persona, fuere quien fuese, sino con el único interés de intentar darle algo que también es inmedible e inconmensurable, como aquel “mucho” del principio: ayudar a que se conozca, dándole la posibilidad de que así pudiera llegar a conocer al Universo .

Luis Amboldi
Febrero 2018

 

 

CLASE SOBRE LAS ENERGÍAS DEL AÑO 2018

En una tarde preciosa tuvimos una Clase Exclusiva para alumnos y ex-alumnos sobre las Energías del Año 2018. Cerramos con un Brindis y Bienvenida al Año

ENTREGA DE DIPLOMAS A LOS EGRESADOS 2017

PUERTAS ABIERTAS NUMEROLOGÍA 2017

Jornada de Puertas Abiertas con la participación de personas deseosas  de conocer el mensaje de los Números.

Esta sesión estuvo a cargo de los alumnos del Tercer Nivel de estudios.

LA OPINIÓN DE UNA ALUMNA QUE LES QUIERO COMPARTIR

Fueron muchos años de anonimato, y ahora que me estoy descubriendo, disfruto el hacerme cargo de lo que pienso y de lo que digo.
Aprovecho para darte las gracias, porque sin tu guía, nada de esto hubiera sido posible.
Cuando era chica y me preguntaban qué quería ser cuando fuese grande, respondía (para el asombro de muchos) : ” Astrónoma”.
Más tarde, ya adolescente, cambié la respuesta por “Arqueóloga”.
Por supuesto no fui ni lo uno ni lo otro. Me dediqué a la docencia. Y pasaron los años, me casé, nacieron mis hijos, viajé, aprendí, reí y lloré…la vida.
Hasta ahí, como tantas otras vidas.
Pero bordeando los 57, en un giro inesperado, me encontré con los números. Benditos números!!!
Me asomé y descubrí un mundo maravilloso.
Todo lo que había buscado en el cielo con la astronomía, y en lo profundo de la tierra con la arqueología, estaba ahí. En los números. Y lo mejor de todo era que los números estaban dentro mío. Sólo hacía falta conocerlos, descubrirlos, entenderlos y dejarme guiar por ellos.
Hoy puedo decir que a través de la numerología pude encontrar mi misión en esta vida (que no es poca cosa, muchos nunca se enteran).
Es una herramienta maravillosa para conocerse uno mismo, y créanme, uno descubre facetas propias que ni imaginaba.
Al que quiera acercarse a la numerología, lo invito a que saque sólo pasaje de ida, porque es un viaje sin retorno.

Gracias!!!
Patricia Guerra.

Clases de Actualización!

Nos encontramos alumnas y ex-alumnas para enriquecer y actualizar el tema…REVOLUCIÓN ANUAL NUMEROLÓGICA.

Clase de Actualización 2

Clase de actualización Revolución Anual.JPG

 Feliz año 2017, por una alumna de la Escuela

2017

Un año 19, el Sol.

Vemos todo con más claridad, y eso nos puede llevar a comprender mejor las cosas que nos pasan.

Ilumina todo ….. las cosas que no nos gustan , lo que nos lastima, lo que no nos deja avanzar.

Los números nos ayudan a estar atentos…a comprender lo que nos pasa….a entender porque las personas reaccionan de determinada manera…

En estos dos años he aprendido mucho, escuchando, estudiando, observando, analizando.

Los números hablan, hay que saber interpretarlos, nos ayudan, nos motivan, nos tranquilizan, es un llamado a la reflexión

Un beso. Mirta Calvo.

Fotos del Seminario de Magnified Healing

Dos encuentros maravillosos compartidos entre los nuevos Maestros y los que ya se vinculan hace tiempo con la Maestra KWAN YIN  recibiendo su comprensión, compasión y misericordia divina.

IMG_0044          IMG_0048

IMG_0051

Fotos de la visita al estudio de Silke

Tema: Los Arcanos Mayores en Tela visto por una Artista

Disfrute total de la experiencia Gracias SILKE por la invitación y el entusiasmo con que nos recibiste!

IMG_0041  IMG_0034

IMG_0038  IMG_0036

IMG_0033

Comentarios de Alumnos

Hola Delia:

Participe en la Clase sobre las Energías del Año,  quería decirte que estuve leyendo el texto sobre la clase de ayer y es indudable que  dedicás tiempo a su preparación. Todo muy interesante y un llamado a la reflexión, a la interioridad y al conocimiento personal.

Muchas gracias.

Un beso.Ana

Queridas compañeras y profesora:

Les escribo en principio para desearles un muy buen año 2016, y ademas para comentarles algo personal que siento la necesidad imperiosa de compartirlo.

En el día de ayer tuve la inmensa oportunidad de realizar el primer estudio numerologico a una persona que llego a través de un aviso que puse en la Revista Uno Mismo.

Es un muchacho de 35 años cuya misión es 31/4. Dividí la entrevista en dos partes la primera dándole a leer el estudio impreso en la impresora y la segunda con los borradores de la Carta Astrologica Numerologica, y la Revolución Anual Numerologica los que iban a desarrollarse a través de una charla.

El motivo principal por las que les escribo es que la lectura de lo impreso a esta persona le habrá llevado aproximadamente 10 minutos, y en este tiempo solo venían a mi imágenes de tantas cosas compartidas en los años que hemos estudiando en la calle Cuba en la Escuela, comentarios certeros tanto de nuestra querida Delia como de mis queridas compañeras que me ayudaron para que yo tenga la oportunidad de llegar a vivir el momento que estaba viviendo. Tuve que hacer una gran esfuerzo para no largarme a llorar. Fue muy hermoso lo que sentí.

Por lo tanto quiero transmitirles mi mas profundo agradecimiento a todas Ustedes, viví una experiencia enriquecedora y por lo que percibí y me contó por mail al otro día para la persona que me consulto también fueron muy importante los datos recibidos.

Les mando muchos cariños, y estoy muy agradecido al creador que me brindo la oportunidad de compartir con Uds. estos años. Quizás recién ahora confirmo a través de lo vivido todo lo que recibí. Muchas Gracias.

Oscar

Texto de Luis, alumno del Primer Nivel, sobre el año!

Hola, señoras.

Ya que han tenido la paciencia y valentía de soportarme en clases durante este 2015, les pido un poquito más de paciencia para leer algo que debo contarles.

Hasta principios de este año asumía que la Numerología podía tener distintas formas de presentaciones, diferentes entre sí.

Dicen que dicen que las pitonisas del Oráculo de Delfos eran unas señoritas que se sentaban en una caverna , en medio de todo tipo de gases apestosos , y que en estado de semiinconsciencia respondían como podían y lo que podían a quienes se arrimaban por allí con el fin de consultarlas. Ignoro el nivel de consultas y respuestas, pero esta era una de las tantas imágenes mentales de números / numerología que estaban en mi cabeza.

Otra alternativa era la de un señor/señora sentado/da en una mesita ante mí, que luego de pedirme una serie de datos personales se lanzaba en forma frenética a escribir cifras en un papel y luego me decía cosas sobre mi vida pasada, presente y futura. Esa información, de haber sido posible obtenerla por escrito, para luego, en un ambiente tranquilo, darle una leída profunda, seguramente hubiera descubierto que eran válidas tanto para mí como para mi anciana Tía Genoveva o para mi difunto Tío Toribio. Hubiera sido un acto de magia mental, donde en vez de escamotear conejos en galeras, hacer aparecer pañuelos en la oreja o serruchar en dos partes a alguna pulposa asistente, el truco consistía en hacer eso mismo pero dentro de mi mente.

Y, hasta ahí, para mí eso era Numerología.

Les pido que tengan a bien recordar que mi mente con forma de ladrillo fue educada en mi más tierna juventud por seis años corridos de aulas de una Universidad de Ingeniería, que , crease o no, dejan alguna que otra deformación en el ser y el pensar.

En enero ó febrero de este año decidí averiguar algo más sobre el tema que me tenía a mal traer. Entonces comencé a ver un amplio espectro de ofertas de cursos que iban desde el “Sea Numerólogo en 15 días”, o “Los números serán sus esclavos en tan sólo dos meses de estudio”, o “Usted ha nacido para esto……estudie todo sobre Numerología en un semestre….título Nacional avalado por la…”.

Bastante desorientado por esta variedad de ofertas, un día cualquiera, y porque así lo decidieron los astros por y para mí, vi algo sobre Numerología Astrológica que me llamó la atención.

Llamé a esa Escuela, pedí una entrevista, y la tuve con una muy amable señora, que luego de explicarme que se estudiaba allí, me pidió mi fecha de nacimiento y en base a ese “pobre dato”, casi sacó una foto de mi vida. Pero mi mente ingenieril no se iba a rendir así nomás, y simplemente dijo: casualidad. Luego me explicó que el curso duraba al menos tres años, lo que me asombró un tanto, y a pesar de ello decidí iniciarlo.

Lo que digo a continuación es pura imaginación y/o fantasía…

Cuando empezó el curso me encontré con una puerta sobre la que, con letra cursiva inglesa, se leía “Numerología Astrológica”. Golpee, me respondieron ”adelante”, y al abrir la puerta, sentadito a la derecha, con su túnica color marfil impecablemente planchada estaba mi viejo conocido y muy respetado Pitágoras ; no me habló y en realidad me miró como si fuera un insecto , y tuvo mucha razón en hacerlo. Un poco más allá había un par de mesas, ocupadas parcialmente por seres un tanto extraños. En una, un cartelito decía “Reservado para Arcanos Mayores” y en la otra decía “Reservado para Arcanos Menores”. Ni unos ni otros se dignaron mirarme, y también tenían razón. En las paredes había cuadros con números, dígitos, que se iban transformando de vez en cuando. Un 17 pasaba a ser un 8, un 22 se transformaba en un 4, un 10 era de pronto un 1, un 66 era un 12 y luego un 3. Todo muy loco.

En un salón adjunto estaba la amable señora de la que ya les hablé al inicio de este relato, rodeada por cinco simpáticas, bonitas e inteligentes jóvenes señoras, quienes me comentaron que pronto se uniría al grupo una joven señora más, y con eso quedaría integrado el “Grupo de las Chicas “con una educadora y siete aspirantes a aprender Numerología Astrológica. Integrar el “Grupo de las Chicas” es algo que me acompañó con alegría durante todo este año, aunque mi DNI me identifique de otra forma. Pero eso es un simple detalle y no viene al caso caer en una discusión de sexos y otros menesteres en este momento. De considerarlo oportuno, necesario e imprescindible, a futuro pediré presupuestos para un cambio de sexo en Zambia y/o Mauritania, y veremos…

Con el correr de las clases y los meses aprendí que todo sería mucha casualidad y/o adivinación en lo que hacía a los números y los que ellos me empezaron a decir de cada integrante del grupo de estudio. Comencé a reconocer que es una ciencia muy exacta, antigua, sabia. No hay casualidad sino causalidad.

Hoy, cuando ya puedo averiguar por mi cuenta cosas sobre mi Tía Genoveva (……fue y será una insaciable sexual la veterana…) y sobre mi difunto Tío Toribio (…un delincuente el viejo…), cuando vuelvo a entrar por aquella puerta que les mencioné, algunos Arcanos me saludan (…no todos…) y Pitágoras me sigue ignorando, y sigo creyendo que hace bien. Por ahí, más adelante, algún día podremos compartir él y yo un cafecito.

A mis compañeras de estudios, gracias por dejarme compartir esas lindas horas de clase, por dejarme entrar en sus números, en sus vidas, por hacerme reír y por obligarme a seguir estudiando para no quedarme atrás.  Las quiero mucho.

A nuestra Profesora Delia: gracias por todos lo lindo, novedoso, curioso y espiritual que nos diste durante todo el año ¡!!.

Cariños.

Luis

Nada me inspira más veneración y asombro que un anciano que sabe cambiar de opinión. (Santiago Ramón y Cajal; 1852/1934)

 

Anuncios