MES DE NOVIEMBRE – Expresa el Nro. 11, LA JUSTICIA

imagen

La imagen nos muestra una figura femenina vestida con “ojitos” que ven todo, es objetiva, imparcial, sincera e inflexible.       Autora: Silke

El 11 es un Número Maestro, y como todos ellos, es de gran fuerza y poder. Atrae las fuerzas cósmicas que le ayudan a iluminar las distintas situaciones y a actuar con discernimiento, en la búsqueda del equilibrio, la verdad y la autorresponsabilidad. La Justicia ofrece la posibilidad de aceptar y ver todas las  experiencias vividas como pasos necesarios en el camino del desarrollo espiritual.

La verdad  fascina y también asusta ya que la luz ilumina y cambia indudablemente, todos nuestros conceptos. La Justicia nos trae el equilibrio y nos muestra, velada, parte de la verdad de nuestra vida. Nos lleva a conocer la verdad de nuestro Ser, nos prepara y muestra  esa potente luz que seguramente veremos reforzada el próximo año 2014 con la iluminación y el “despertar” que traerá la Torre.

Casi todo el mes se expresa a través de la energía del signo de Escorpio, por lo tanto el ejercicio del poder y la necesidad de transformación y transmutación impulsarán la acción a realizar cambios. Esa es la causa por la cual podremos sentir todo muy confuso y difícil en nuestra vida y también afuera, en la sociedad.

La posibilidad de contrarrestar esta energía es posible expandiendo la conciencia, estando atentos y centrados en el aquí y ahora.

Es la oportunidad de asumir la responsabilidad de la acción, de las propias decisiones, basta de buscar afuera la responsabilidad de nuestra vida pero también, basta de culparse por errores o decisiones tomadas. Es tiempo de asumir el propio poder sobre la vida asumiendo el compromiso de “cambiar” aquello que no sirve más. Soltar y dejar ir desde esta nueva posición madura y consciente, dejando ir el enjuiciamiento hacia uno mismo y hacia los demás.

Vamos a vivir personalmente y también  en la sociedad, tensión, vulnerabilidad, enojo, irritabilidad, frustración, engaños, trampa. Es un tiempo para transmutar los instintos, sublimar los impulsos, frenar lo oscuro, controlar las diferentes situaciones sin recurrir a la fuerza sino a través de la luz del espíritu. La mente iluminada conduce los instintos, separa lo verdadero de lo falso. Desprendernos de las memorias que ya no sirven más e integrarnos a un entramado mayor al cual pertenecemos, es la idea. Hacer consciente que estamos conectados con todos los seres del planeta pero también estamos conectados con el planeta Tierra y  el Universo y que nuestra evolución y luminosidad acelera la evolución de todos.

La energía del Nro. 11 es muy potente y busca el equilibrio.  La energía nerviosa de Urano se hace presente en este Número, por lo tanto los límites, la disciplina y fundamentalmente la verdad será necesario trabajar. Si la energía se vive con tensión y nerviosismo podremos ver accidentes, dificultades  legales y resoluciones impulsivas que serán difíciles de transitar. 

Ser ordenados y mantener el equilibrio  del centro para no caer en depresión y ansiedad desmedida. Conectar con la naturaleza y con la actividad física consciente y cotidiana ayudará al posible letargo que la energía del mes puede ocasionar.

Al no poder vivir en la energía del Maestro 11, caemos en la parte pobre del 2, la duda, la parálisis de la acción y la extrema sensibilidad, llegando a la mentira y al ocultamiento para no asumir la responsabilidad que el cambio lleva.  Enredos  innecesarios, dependencias afectivas, sufrimiento, dispersión, servidumbre, falta de confianza y claridad.    

Es un tiempo de limpieza,  desde tirar y hacer orden en casa hasta entregar lo mucho que tenemos y no necesitamos, animarse a  un nuevo camino que todavía no conocemos, confiar, dejarse guiar.

Salir del drama, utilizar los pensamientos como una herramienta poderosa pero no identificarnos con la mente, la que siempre trata de entender y nos aparta de la intuición. Buscar momentos de contemplación, de estar  receptivos, meditar en consciencia nos acerca al Ser.   

Nuestro Ser debe conducir nuestra vida, vivir en consciencia todo el tiempo, confiar en las sensaciones del cuerpo, escucharse, ser receptivo a uno mismo es la idea.

Somos los arquitectos de nuestras propias circunstancias y la única respuesta acertada a nuestras circunstancias es el Amor incondicional, necesitamos transmutar el plomo de la materia en el oro del Espíritu, este trabajo sólo es posible en el Laboratorio del Alquimista, es decir, necesitamos transformar nuestra  química interior. Estas NUEVAS ENERGÍAS de alta frecuencia están transformando nuestros cuerpos y nuestras mentes  para gozar una forma de vida más inteligente y amorosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s