Mes de JULIO, expresa el Nro. 7, regido por el Planeta NEPTUNO

Deide1

Entramos en el mes  de julio, mes 7, donde se expresa la primera tensión en la búsqueda del complemento que se inició en el mes 1 del año.

Es el número asociado al planeta Neptuno,  que es el dios del mar! …el soñador visionario! Neptuno eligió el agua como morada, gobierna los océanos y los mares, y en nuestra vida cotidiana tiene que ver con el ámbito de los sentimientos y las emociones.

 Es la expresión de ese  inestable elemento que es el agua; cuando Poseidón, así llamaban los griegos al dios del mar, emergía de las aguas del océano había dos posibilidades: las aguas se animaban  gozosas  alrededor de él o su aparición estaba acompañada por violentas tempestades, crecidas y tormentas furiosas. De la misma manera nuestras emociones pueden expresarse desde un lugar armonioso y equilibrado como también arrasar con nuestro ego a través de un caudaloso tsunami!

El agua es el origen de la vida, es el símbolo de lo infinito, Neptuno  diluye  las fronteras, no hay límites y nos hace sentir unido a al resto de la creación. Nos remonta a la unidad con el todo, nos eleva y transporta pero también nos conecta con las emociones  más escondidas que pueden  provocar desde terribles tormentas y tempestades hasta engañarnos con esa serenidad exterior que esconde  una profunda turbulencia interna.

El número siete está envuelto de un halo de magia y de misterio. Nos habla de la dimensión material, de la expresión y manifestación en la Tierra, representada por el número 4 como expresión del espíritu divino representada por el número 3.  Es la expresión  del misterio y de lo desconocido.  

Es de una riqueza interior muy profunda y  este mes hay necesidad de aislarse para encontrarse!

Es un mes para estar atentos a la movilización  interior,  hay necesidad de  escucharse a  sí mismo,  de ser observador del afuera  y cultivar la búsqueda de la verdad profunda.

Contactar con la naturaleza, buscar actividades que permitan desarrollar la observación, la contemplación, la meditación, el arte,  la música y  el servicio,  crea espacios de  conexión con la energía neptuniana.

Esta energía tan sutil y envolvente nos va a exigir coherencia y centro en nosotros mismos, la trampa y el engaño se pueden expresar  en los vínculos (eco de la casa 7) laborales, afectivos, políticos, sociales  y nos cuesta verlos.

La confusión va a estar presente, la pérdida del contacto con lo real y concreto es posible, juegos de enamoramiento ilusorios, acontecimientos perturbadores de la propia seguridad, engaños, estafas nos obligaran  a ver la realidad y al uso del discernimiento.

En el tarot el 7 es El Triunfo, un triunfo que se otorga a través del esfuerzo y la perseverancia, también del  renunciamiento a los deseos egoístas, desproporcionados, permitiendo que actúe la ley del  7 en la búsqueda de la sabiduría y del orden de lo creado. Cuando esta ley es violentada, vivimos  situaciones  de desequilibrio, exceso de agua o falta de ella, inundaciones o sequías,  el océano y los  ríos, abandonan sus cauces, o sea el centro, dejando desolación entre la población.

 Volver al centro, conectar con lo más profundo, fortalecer la conexión con el alma es la única vía a la iluminación, el 7 neptuniano nos da esa oportunidad! 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en numerologia astrologica, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s